‘Morbius’ ha sido un fracaso. Las películas de vampiros van a pagar el precio, no las de superhéroes

Hace unas semanas hablábamos de lo bien que le había ido en taquilla a ‘Morbius’: 84 millones de dólares en recaudación en todo el mundo, 39,1 de ellos en Estados Unidos, recuperando la totalidad de su presupuesto. Pero eso fue en su primera semana. Siete días después, ‘Sonic the Hedgehog 2’ casi reprodujo el éxito de este spin-off de Spider-Man, recaudando 71 millones de dólares. Consecuencia: ‘Morbius’ se desploma en su segundo fin de semana, nada menos que un 73,9%: 10,2 millones de dólares.

No es solo culpa de Sonic. Lo cierto es que sorprendió (y por eso fue noticia) el absoluto desequilibrio entre la recaudación monstruosa del primer fin de semana y la recepción negativa casi unánime de la prensa. Pero el segundo fin de semana se encargó de equilibrar un poco la balanza, posiblemente también por el boca a boca que corrió la voz de que la cosa tampoco estaba para tirar cohetes. Esta repentina caída en la taquilla del segundo fin de semana solo tiene un precedente: la terrible película de superhéroes de DC de Shaquille O’Neal, ‘Steel’.

El tercer fin de semana el desastre fue definitivo, pasando la película al sexto puesto del ranking con una caída de ingresos del 54%. El resultado, con casi 150 millones recaudados contra un presupuesto de 83, no puede considerarse precisamente un fracaso financiero, pero es un fracaso de imagen para Sony, y que sienta un peligroso precedente para las películas de superhéroes. ¿Has encontrado por fin el género que te parecía imbatible tu talón de Aquiles?

See also  Eugenio Derbez habla del tierno gesto que le dedicó a su madre en el escenario de los Oscar

La crítica de cine ya no se preocupa por nadie: 'Morbius' ha arrasado en taquilla pese a las malas críticas

Los vampiros pagan el precio. Lo curioso de la situación es que este relativo fracaso no va a afectar al torrente de películas de superhéroes que nos espera en los próximos meses. ‘Morbius’ quedará como un desastre aislado que, como mucho, obligará a Sony a replantearse si valen la pena las películas de Kraven the Hunter o Sinister Six si se hacen con tanta desgana como esta. Incluso la carrera de Jared Leto (principal objetivo de los dardos que la crítica ha lanzado contra la película) podría verse impactada por el flojo resultado de ‘Morbius’. Pero no. Esta vez, ha tocado a los vampiros.

Primera víctima: Karyn Kusama. El inclasificable autor de piezas interesantísimas como ‘El cuerpo de Jennifer’, ‘La invitación’ o ‘Destroyer’ preparaba una versión de ‘Drácula’ para Blumhouse, con la que el productor pretendía continuar con el éxito de ‘El hombre invisible’, desenterrando Los clásicos del terror gótico de Universal. El título de la misma, siguiendo los pasos de este último, iba a ser ‘Mina Harker’ e iba a contar la historia desde la perspectiva de la víctima del conde vampiro. Miramax, coproductor del proyecto, ha decidido desmarcarse de la película por sorpresa, y Blumhouse la ha cancelado a pocas semanas del inicio del rodaje.

Segunda víctima: Robert Eggers. Su eternamente postergado remake del clásico ‘Nosferatu’ parece arrastrar el mal de ojo, y ha declarado en una entrevista para IndieWire que ya se ha detenido dos veces la preproducción, la última hace muy poco tiempo. Eggers iba a volver a tener en la película a la protagonista de su aclamada ópera prima ‘La bruja’, Anya Taylor-Joy, pero de sus palabras se deduce que el proyecto parece haberse parado de nuevo, y esta repentina vampirismo de la industria podría tener que ver.

See also  Hay muchos espectadores que confunden el renacimiento de 'Avatar' con la secuela. y no son felices

Apuntando al blanco equivocado. Al igual que le dijo al tuitero Brainchild129lo realmente asombroso de la situación es que de una película en la que hay tantos puntos que criticar -el principal es que se inyectó a la fuerza en una franquicia para conseguir una tajada-, la conclusión que extrae el Grandes Ligas se trata de vampiros. Y por tanto, hay que cortar la producción de películas con vampiros a bordo.

Es una decisión precipitada y absurda que, por suerte, está lejos de acabar con el subgénero. Aún está en proyecto la estimulante ‘El último viaje de Deméter’, centrada en un episodio muy concreto de la novela de Bram Stoker y con Javier Botet en el reparto. Y por supuesto ‘Renfield’, con nada menos que Nicolas Cage como el Conde Drácula. Pero claro: un proyecto de Nic no lo desecha ni el más despistado de los ejecutivos de Hollywood.

Leave a Comment