‘Finlandia’, una película sobre muxes y sus emociones

Hace cuatro años el director Horacio Alcalá descubierto en muxes. Convencido de que hay un desconocimiento sobre esta comunidad oaxaqueña, el director decidió hacer una ficción, de hecho su primera ficción, sus trabajos anteriores habían sido documentales.

Así fue como empezó a filmar. Finlandiauna historia protagonizada Noé Hernández y donde investiga los conflictos internos de esta población. Luego de circular en 25 festivales internacionales y el mismo Horacio Alcalá obteniendo el reconocimiento a Mejor Director en el Festival de Seattle, el director estrena la producción en la UNAM.

¿Cómo empezó tu relación con la comunidad mux?

Hasta hace cuatro años no tenía conocimiento de ellos. Me dio vergüenza no saber de ellos y por la misma razón creo que necesitan más publicidad. Mi primer paso fue ir a su comunidad. Durante la investigación revisé documentales y la mayoría me parecieron muy romantizados. Sí, es cierto que son amados, pero también viven una realidad de violencia y rechazo, de ahí la idea de hacer la película con elementos de documental realista, pero también de realismo mágico.

Los pájaros y el terremoto son recursos del realismo mágico, ¿cómo trabajar este tono que en el cine no siempre da buenos resultados?

Como latinoamericanos vivimos el realismo mágico todos los días. La idea de que Delirio descubrió la muerte de su madre a través de un pájaro proviene de una historia familiar. ¿Verdad o no? Depende de cada persona. Con respecto al terremoto, el público puede decidir si es una coincidencia o si realmente es su dolor lo que ha hecho temblar la tierra. No soy un experto en realismo mágico, solo quería experimentarlo.

See also  Warner no está seguro de si continuar con el reinicio de Superman

La película también se centra en sus fantasmas internos…

Hemos visto a los muxes todo el tiempo desde afuera. Conocemos su interacción con la sociedad, pero no hemos visto cómo se sienten por dentro, cuáles son sus dolores y cómo quieren expresarse. Por eso en la película quise mostrarlos a través de su comunicación con la madre tierra.

De hecho, el entorno es casi un personaje más…

Yo mismo escogí las locaciones y lo hice en base a la energía que proyectan. La casa de Amaranta no tiene más que adobe, así vive ella. Visité los lugares junto con los actores y me ayudaron a decidir. Cada actor eligió el color del vestido para él. La confección y el peinado corren a cargo de los muxes.

¿Fue fácil involucrarlos?

Sí, no sabíamos cómo contactarlos. Nos pusimos en contacto con la casa de cultura del Ayuntamiento, de modo que cuando llegamos ya conocían la película y fueron muy amables. Nos reunimos durante dos semanas y fue fácil porque tenían mucho que decir y aportar.

Tu película llama la atención desde el título.

Sí, nos han criticado por llamarla Finlandia, pero es mi película y puedo ponerle el nombre que quiera. En realidad, podría llamarse cualquier cosa. Imagina el título del sitio donde estás cuando te sientes mal y ya lo tienes. No estamos hablando de Helsinki, por supuesto. Finlandia en la película no es una nación sino Nirvana.

Vienes del documental, ya que esta es tu primera ficción, ¿cómo diseñaste los personajes?

Fue fácil. Por ejemplo, le dimos el guión a Noé Hernández y le dejamos absoluta libertad, si recomendaba silencio le hacíamos caso y por eso durante los primeros diez minutos no hay diálogo. Los actores eran libres de cambiar el texto.

See also  Cine de oro: La trágica historia detrás de la canción Amorcito corazón, que cantó Pedro Infante

Dar peso al silencio es también una posición casi política.

El ruido dice mucho, sí, pero el silencio puede ser más poderoso que las palabras. Vengo de una familia de agricultores y sé que en las zonas rurales sólo se habla lo necesario. No me interesaba hacer una película sobre los muxes, sino dar mi punto de vista sobre ellos y sus emociones. Nos han criticado por no hacer la película solo con muxes, pero creo que los actores son necesarios.

Leave a Comment