Netflix cierra el grifo de las producciones de cine de autor

netflix comencé uno política muy clara con sus películas: largo éxitos de taquilla y películas diseñadas para ganar premios con los mejores directores imaginables. La plataforma de streaming, que buscaba llegar al karma con esta mezcla no ha tenido el éxito que esperaba. Ahora después de la golpe de suscriptorel fracaso de sus planes y la reestructuración de empleados y plataformas dedicadas a la diversidad y la inclusión, presagia un nuevo rumbo. Las películas han terminado como El poder del perro, El irlandés, Roma o Historias de un matrimonio. Como se explica en El reportero de Hollywoodel portal cambia su forma de producir películas y ofrecer contenidos.

Menos películas, más éxitos de taquilla y adiós a los directores de autor

Netflix, hace unos años, decidió tener directores como Noah Baumbach, Jane Campion, David Fincher, Martin Scorsese o Alfonso Cuarón construir un sólido catálogo de películas basado en los cineastas más prestigiosos. Ahora sabemos que buscan reorientar su producción, diseñando un catálogo con menos películas de autor, pero que ahora será más grande y buscará un público más global. “Más grandes, mejores y menos numerosos”, han destacado la compañía liderada por Reed Hastings y Ted Sarandos. ¿La razón? El dinero no se puede desperdiciar.


el poder del perro

La empresa ha perdido el 40% de su valor en bolsa desde el pasado 19 de abril, y las cosas no pintan bien: tras perder 200.000 suscriptores en los últimos meses, se espera que caigan millones de suscriptores. Por ello, Sarandos, en una junta de accionistas, ha confirmado que Netflix ha cambiado su forma de producir películas. Entre las obras que se destacan como el nuevo ejemplo de lo que quieren hacer, tenemos la secuela dagas en la espalda y lo esperado el agente invisiblea éxito de taquilla con Chris Evans, Ryan Gosling y Ana de Armas, que es la película más cara jamás producida por Netflix.

El malestar financiero de la entidad es lógico, y además de proponer despidos, son conscientes de que han estado tirando el dinero. en dicho encuentro el ejemplo fue puesto El irlandésque costó 175 millones de dólares y no triunfó dentro de Netflix ni en la temporada de premios como se esperaba que hiciera. “Está desapareciendo la tendencia a hacer cualquier cosa para atraer talento y darle carta blanca”, comentó una de las fuentes consultadas. Netflix, de una forma u otra, adoptará el estilo de las grandes: grandes películas para audiencias mayoritarias con grandes presupuestos y un puñado de películas independientes de precio medio al año. ¿Función?

Leave a Comment