Cultura y Finanzas no responden: Más de 50 películas, a la deriva

Al inicio del sexenio, medio centenar de proyectos cinematográficos se hicieron dignos de su realización a través de los concursos Fidecine y Foprocine, pero la desaparición de estos fideicomisos por decreto presidencial los dejó endeudados y no están terminados. Tres productores denuncian la falta de compromiso y la indiferencia de ambas instituciones, que no entregan alrededor de 85 millones de pesos al Imcine. Victoria Arellano Rivera, Carlos Hernández Vázquez y José Ramón Mikelajáuregui, en representación de la comunidad afectada, convocan a la secretaria Alejandra Frausto para atender tan “grave” problema.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Una vez más el cine mexicano está en el aire y sin apoyos…

Tal caos se debe al incumplimiento de los pagos comprometidos a más de 50 proyectos cinematográficos y audiovisuales que resultaron ganadores en los concursos de los Fondos de Inversión y Estímulo Cinematográficos (Fidecine) y Producción Cinematográfica de Calidad (Foprocine), programas desaparecidos en 2020 por mandato presidencial. decreto.

La situación es grave porque “pone en riesgo” la realización de estas películas y “afecta económicamente” a cientos de familias, denuncian los productores y cineastas Victoria Arellano Rivera, Carlos Hernández Vázquez y José Ramón Mikelajáuregui, junto a los responsables de medio centenar de proyectos afectados.

Los tres han luchado individualmente durante dos años, al igual que sus compañeros de los otros proyectos, para que se cumpla con lo pactado por la ley, ya que “hemos cumplido con todos los requisitos establecidos por los fondos”, argumentan, “sin recibir ningún respuesta”.

Vía Zoom, explican en entrevista que son más de 85 millones de pesos los que, desde el año pasado, las Secretarías de Cultura (SC) y Hacienda y Crédito Público (SHCP) debían entregar al Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), con el fin de que dicha institución cumpla con sus obligaciones; pero hasta el cierre de esta edición no se ha concedido cantidad alguna.

La situación –coinciden– empujó a varios productores a endeudarse para continuar con sus propuestas, mientras que otros, de plano, pararon el rodaje y la postproducción.

Los realizadores recuerdan que aproximadamente 300 millones de pesos fueron devueltos al Tesoro de la Federación (Tesofe) de la SHCP, provenientes de Fidecine y Foprocine, “bajo la promesa al instituto de que se reintegrarían a la Secretaría de Cultura para que, en ya es hora, se los adjudicarán al Imcine.” Al darse cuenta de que el Imcine no cuenta con las facultades necesarias, han pedido la intervención de la SC y, sin embargo –señalan– “no ha habido sensibilidad” para resolver.

Por ello enviaron dos cartas juntas: una, el 22 de junio, y otra el 4 de julio de este año a Alejandra Frausto Guerrero, secretaria de Cultura, con acuse de recibo, y hasta por vía electrónica. La primera la respondió la cineasta María Novaro, titular del Imcine, quien explicó que la instancia dirigida por ella ha realizado las gestiones correspondientes y no se le han entregado los recursos. La otra carta aún no ha recibido respuesta. Así que le enviarán uno más a Frausto.

See also  'The Boys': Charlize Theron revela la reacción de Marvel a su cameo en la temporada 3

Hernández Vázquez (Celaya, Guanajuato, 1983) –quien participó con el largometraje documental Lejos de casa (Proceso 2381) en el Festival de Guadalajara y con mención de honor por su cortometraje El crillo en el Festival de Guanajuato– expresa:

“Al fin y al cabo la intención es reunirnos con la Secretaria de Cultura para expresarle la grave situación que estamos viviendo y pedirle que cumpla con las obligaciones que ella misma se comprometió ante la Cámara de Diputados en noviembre de 2020 y en otros medios .

“Se están llegando situaciones alarmantes con los proyectos y me parece una falta grave que no esté atendiendo y que ni siquiera conteste. La voluntad de estos pagos recae en Cultura y Finanzas, son las cabezas del sector”.

promesas y deudas

A fines de 2020, Frausto aseguró en la Cámara de Diputados:

“No debe haber angustia en pensar que porque desaparecieron los fideicomisos no habrá recursos. Ahí están y podemos contar con ellos (…). Estamos trabajando de la mano con el Ministerio de Hacienda. Los compromisos actuales de Fidecine y Foprocine se cumplirán al cien por cien.”

Little Haiti es el afectado documental de Hernández Vázquez, quien se refiere a Proceso:

“Tuvimos que terminar el proyecto con recursos propios, nos endeudamos porque tenemos la obligación de entregar la película este año. Te ponen en una situación muy compleja, muy delicada, porque en mi caso tengo un contrato con fechas establecidas. Teníamos que terminar la película sin el dinero del Foprocine”. Los salarios se ven afectados, expone,

Por su parte, José Ramón Mikelajáuregui, director del Departamento de Imagen y Sonido (DIS) de la Universidad de Guadalajara, afirma que generalmente una película abarca un promedio de 100 personas. En total, hay 600 o 700 personas que vieron interrumpido su trabajo durante dos años, también difícil por la pandemia. Si no se logran estas películas que ganaron, avaladas por el Imcine, entonces se van a la basura y no habrá forma de rescatarlas”.

Adjunto el director de los documentales La historia en la mirada y El poder en la mirada:

“Si no se cumple el contrato, los encargados de administrar esos recursos se hacen responsables de que se destruyan esas películas. Muchos de los productores han hecho el esfuerzo de continuar. Han asumido muchas de las responsabilidades que no les correspondían, ya que correspondían a la contraparte.

“De repente están empeñando cosas personales o incluyendo recursos familiares. Hay una responsabilidad de los servidores públicos porque no están cumpliendo con una serie de obligaciones que son para las que son contratados”.

See also  El escalofriante relato de una chica estadounidense sobre cómo apuñaló a su hermana al estilo Michael Myers, de la película Halloween

Mikelajáuregui habla por el largometraje de ficción Goya, ópera prima del tapatío Pablo Orta, licenciado en artes audiovisuales por la Universidad de Guadalajara, que obtuvo el Premio del Público en la última edición del festival en esa ciudad:

“La gran diferencia es que representamos una película que se está haciendo con la UdeG, una institución pública. La universidad se ha esforzado en empujar la película para que se pueda terminar, obviamente no en las condiciones exactas en las que se había planeado, porque el dinero de la contraparte, el Foprocine, no ha llegado. Las películas son caras…

“Goya es parte del proyecto llamado Ópera Prima y es de gran importancia para la cultura del país, lleva casi 40 años trabajando en las dos principales escuelas de la Ciudad de México. Logramos participar por primera vez desde Guadalajara”.

La película está prácticamente terminada, informa, pero “con muchas deudas”, aunque no ocurre lo mismo con “muchas otras películas”, añade:

“El cine es un proceso muy exacto, muy preciso. Si en algún momento cortas los recursos para su construcción, estropeas el producto, lo matas, no se acaba. Y hay muchas producciones que están siendo seriamente dañadas. Por eso ahora estamos levantando la mano para pedir consideración de acuerdo al problema que se está viviendo”.

También recuerda que los 300 millones de pesos de estos dos fideicomisos “también son ganancias de otras películas del pasado”.

Por su parte, la sonorense Victoria Arellano Rivera, productora del documental El llanto de las Tortugas, dirigido por Jaime Villa, afirma que la pandemia dividió su rodaje de cinco semanas en dos años, “entonces eso genera un aumento de precios”. Y ella enfatiza:

“No hemos tenido la capacidad financiera para resolver los procesos que necesitamos. No podemos contratar a un editor porque no podemos pagar sus honorarios. No podemos entrar a crear la parte sonora o hacer la música. El pasado mes de febrero debimos haber hecho la postproducción y aún no hemos empezado. Lo que hicimos fue detener la película en esta etapa. Estamos un año más atrasados ​​y ya llevamos siete años”.

Recuerda que los gobiernos siempre hablan de descentralización, pero sucede todo lo contrario:

“Quiero hacer películas en Sonora para México y el resto del mundo, sin tener que emigrar a la Ciudad de México, Guadalajara o Monterrey. Entonces estamos entrando en este ritmo de profesionalización y desarrollo de las cinematografías locales. Pero ahora nos quedamos en este abandono. Considero que van en contra de su propia política de descentralización”.

See also  Rambo: los secretos que casi nadie sabía de las películas de Sylvester Stallone | Películas | Famosos de Estados Unidos | nnda-nnlt | FAMA

México falla con Ibermedia

Los productores denuncian que el gobierno mexicano tampoco ha aportado lo que corresponde al programa Ibermedia, cuyo apoyo supervisa la Conferencia de Autoridades Audiovisuales y Cinematográficas de Iberoamérica (CAACI).

Según Hernández Vázquez, el gobierno debe “100 mil dólares”.

México, a través del Imcine, forma parte de la conferencia CAACI, donde participan Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, Italia, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal , Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Venezuela y México, país que nunca antes había dejado de cumplir su cuota.

Así, queda pendiente el apoyo a ocho proyectos beneficiarios de formación, desarrollo de series y coproducciones con seis países seleccionados en 2021 por el programa Ibermedia.

El único antecedente de incumplimiento por parte de un país es cuando Bolivia sufrió un golpe de Estado en 2019. Vázquez Hernández lamenta:

“El programa Ibermedia ha sido una gran fuente de trabajo para miles de personas en toda la región, y también en México nos dio sustento en la década de los 90 para reconstruir nuestra cinematografía”.

Por ello, sorprende que la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, lanzara el pasado 3 de agosto el proyecto de Impulso al Sector Cinematográfico, que, según un comunicado, “servirá a las industrias cinematográficas, la producción de series para televisión y plataformas digitales, así como la producción audiovisual publicitaria”, dice el documento:

El propósito del proyecto es promover la reactivación económica del sector cinematográfico, incrementar las capacidades del capital humano nacional que labora en el sector, aumentar la inversión y el número de producciones en el país, y generar más dinamismo en todas las fases del cadena de suministro. valor. El objetivo es convertir a México en un país internacional líder en la creación de contenidos audiovisuales.

Arellano, Hernández y Mikelajáuregui advierten que del 28 al 30 de septiembre México será sede de la Conferencia Mundial sobre Políticas Culturales-Mondiacult 2022, organizada por la UNESCO. Por eso, les parece “una contradicción” que se envíen cartas para resolver los recursos del cine nacional, mientras el SC es “tan pro-derecho a la cultura a nivel internacional, mientras que a nivel nacional tiene su olvido”. cultura, pero también a nivel internacional con Ibermedia”.

Completo Arellano:

“Hemos estado trabajando en grupos. Estamos muy unidos y logramos conectarnos en todo el país. No solo se ven afectados los productores, también es necesario cubrir los honorarios de decenas de personas”.

Mikelajáuregui finaliza sin perder la esperanza:

“Todos estamos abiertos a seguir discutiendo. A todos nos interesa que esto se aclare y resuelva”.

Reportaje publicado el 7 de agosto en la edición 2388 de la revista Proceso cuya edición digital se puede adquirir en este enlace.

Leave a Comment